De níveo a roto, pasando por marfil, merengue o edulcorado. El blanco favorece en todas sus versiones y aporta elegancia en cualquier ocasión. Además, especialmente en verano se presenta como una de las apuestas seguras a la hora de vestirse desde la mañana hasta el amanecer. Esta temporada, el blanco es un objeto de deseo con una sola combinación posible: la del monocolor.

Para trasladar bien la esencia estival, en APRIORI nos fuimos a las islas afortunadas para adelantar el verano y localizar esta producción de nueva moda para STILO en el lugar más cercano al Paraíso posible.

Estés cerca o no de las merecidas vacaciones, te invitamos a soñar con el color más creativo de todos: el de los lienzos sin empezar.

Feliz verano.